19 de junio de 2017

Encuentro transgeneracional




Miró la superficie que se encontraba frente a él. Se sentía impotente e inútil, y eso no ayudaba a que amainase la indignación que desde hacía meses le dominaba. Sus manos temblonas parecían no querer responderle, era cierto, pero su corazón y su cerebro habían decidido que tenía que salir, que tenía que protestar, aunque casi no se pudiera creer que, a sus años, tuviera que gritar detrás de una pancarta para que dejasen de pisotear sus derechos.
-¿Necesita ayuda, abuelo?
-Gracias, creo que hace demasiado tiempo que no hago algo parecido; pero, tranquilo, no quiero entretenerte.
-¿Entretenerme? Al contrario, le debo un favor; usted me ha enseñado alemán y gracias a eso he podido encontrar trabajo.
-No he ido a muchas manifestaciones, ¿sabes?, en mis tiempos nos pegaban.
-Y yo nunca pensé que mis estudios no servirían para nada.
-Siento vergüenza de este país, de lo que han hecho con él, de cómo se aprovechan de todos nosotros.
-Aprovéchese usted de mí. ¿Qué quiere que le escriba bien grande?

8 comentarios:

  1. El chiste no es que los estudios no sirven para nada, sino que primero nos obligan a creer que sí lo hacen para que paguemos por ellos, luego ya no tiene importancia. Por algo la moda son los posgrados desde hace unos años...

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  2. Varios idiomas, masters,... las peticiones no tienen fin. Y nosotros esclavos de todo ellos, figuradamente o no.
    Gracias por las visitas y los comentarios

    ResponderEliminar
  3. Triste y real. Desde luego, para indignarse.
    Un abrazo, Luisa

    ResponderEliminar
  4. Nos vemos en la alambrada, Ángel, o donde sea.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Me ha recordado tu relato, otros tiempos. Y, por desgracia ahora no son parecidos pero, sin son reales. Bien contado, amiga.
    Besicos

    ResponderEliminar
  6. No comprendo como España duerme. Son tan pocos los que van a las manifestaciones que sospecho que no hay solución. A ver si con suerte y los de Ronaldo estalla la calle.

    ResponderEliminar
  7. Recuerdo un emotivo discurso en los días del 15M, donde un anciano nos daba las gracias a los jóvenes por haber salido a la calle a indignarnos, a nosotros, cuando han sus generaciones y las anteriores las que con su sudor y lágrimas consiguieron los derechos que ahora nos quieren pisotear.

    Micro certero, Luisa.

    Un lujo regresar a tu blog.

    Besos.

    ResponderEliminar