26 de junio de 2017

Una respuesta importante

A él siempre le había gustado el alpinismo y aquella montaña era un reto personal, la cima que no había conseguido coronar nunca. El domingo salió para intentarlo de nuevo y ella se quedó esperándole en casa, hasta que él volviese y le contase con todo lujo de detalles su hazaña.
A media mañana sonó el teléfono. La llamaban desde el hospital donde él acababa de ser ingresado. Tras un silencio, ella sólo preguntó: “¿bajaban o subían?”.

3 comentarios:

  1. La mujer quiso saber si el hombre consiguió su propósito, creo.

    Saludos y saludes.

    ResponderEliminar
  2. Cada uno tiene sus prioridades.
    Un abrazo, Luisa

    ResponderEliminar